BidV y Twync

lunes, 6 de abril de 2009

Zapatero cambiará su política nuclear cuando vea lo que hace Obama

Trasladamos aquí la entrevista de larazon.es del 4 de abril de Javier Brandoli a Manuel Lozano Leyva (Catedrático de física atómica, molecular y nuclear), que dice que "Zapatero cambiará su política nuclear cuando vea lo que hace Obama" y que "Los efectos que se han contado del accidente de Chernóbil son falsos". Dice así:


El autor del libro «Nucleares ¿por qué no?» critica los movimientos ecologistas antinucleares por «hacer dogmas y mentir deliberadamente». Su libro intenta acercar la energía nuclear a los no entendidos.


–Usted dice que defender la nuclear es considerado de derechas. ¿No es una contradicción decir que lo atómico es de derechas, mientras se dice por otro lado que los grandes lobbys petrolíferos están en manos de Bush?

–Las centrales nucleares son como el transporte aeronáutico, no son de izquierdas ni de derechas. La energía nuclear es la única industria en el mundo que está sometida al control directo del Parlamento.

–¿Por qué ha calado el mensaje?
–Porque ha calado el mensaje de que los ecologistas son de izquierdas, cosa que yo pongo en duda. ¿Sabe quién ha instalado más renovables en este país? Francisco Franco, que construyó la mayoría de instalaciones hidroeléctricas.

–¿Qué le parece la postura del PSOE al proponer el cierre de las nucleares?
–Zapatero cambiará de postura cuando vea lo que va a hacer Obama. En cuanto Obama diga que hay que ir por lo nuclear, ya verá cómo somos pro nucleares.


–Dice en su libro que los efectos que se han contado de Chernóbil e Hiroshima son falsos.
–Se llevan estudiando sus efectos desde hace 60 años por más de 120.000 personas. Los resultados son ésos y coinciden con los resultados de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en Chernóbil. El Gobierno ucraniano exageró aquello para obtener subvenciones. Al final, ¿nos tenemos que creer a la OMS o al Gobierno ucraniano? La OMS dice que fueron 57 muertos, 500 hospitalizados y 4.000 cánceres de tiroides, de los que cerca del 94% se curaron.

–Dice también que es un sinsentido luchar contra el cambio climático y contra la nuclear.
–Por supuesto. Científicamente no se puede decir otra cosa. O usamos combustibles fósiles o atómica. ¿Vamos a encender velas al atardecer y a apagar las lavadoras cuando no sople el viento? Que lo digan, y que digan también si quieren pagar más de 2.000 euros por la factura eléctrica.



–¿Pueden las renovables sustituir a las nucleares?
–Sí se puede, pero qué hacemos con el 60 por ciento de energía que producen el carbón, gas y petróleo. La disyuntiva es nuclear o combustibles fósiles.

–¿De la fotovoltaica dice en el libro que es muy cara y que vive de las subvenciones estatales?
–En Alemania hay 10 millones de metros cuadrados de paneles fotovoltaicos. En 2007, produjeron un 0,5 por ciento de la energía. ¿Cuándo se hizo toda esa locura? Cuando los verdes estaban en el Gobierno.



–También dice que los biocombustibles van a acabar siendo juzgados por crímenes contra la humanidad.
–Eso va a acabar en manos de Garzón. Los biocombustibles además de contaminar, acaban quitando alimentos a la gente.

Otro mito que destruye es el del fin de las reservas de petróleo.
–Petróleo hay mucho y no está cerca de agotarse.

–Una de las críticas que se hace a la atómica son los residuos. ¿Queda algo por mejorar?
–Los residuos de las centrales están localizados y gestionados, no como los otros que van a la atmósfera. Se está investigando, por ejemplo, la incineración de residuos radiactivos.

–Aunque algunos ecologistas empiezan a bajarse del antinuclearismo, existe una confrontación radical de la mayoría.
–Muy radical. Como durante 25 años nadie les ha contestado están convencidos de su mesianismo. Ahora, con el calentamiento y la dependencia energética, saldrá mucha gente independiente salida de las aulas a plantar cara.



–¿Qué cree que va a pasar con Garoña?
–Cerrar Garoña es una barbaridad que nos costará dinero y que sólo tendrá consecuencias políticas. Que sepa el presidente del Gobierno que se avecina un cambio y podemos convertirnos en un reducto, mientras que Portugal, Francia y Marruecos van a instalar nucleares.



–¿Qué coste tendrá para España este parón nuclear?
–Es imposible que España se quede aislada. La Unión Europea nos lo puede hasta prohibir. No veo ese escenario.

El libro de una nieta

El ex presidente del Gobierno Felipe González y el líder del PP, Mariano Rajoy, se ofrecieron a presentar su libro. Quizá esta dualidad sea un ejemplo de lo que el lector puede encontrar en sus 313 páginas. Un análisis histórico y actual de la energía nuclear que sorprenderá a los neófitos.

El libro pretende ser una primera piedra en la revolución social que él cree que se avecina; esa que sacará a las calles a la gente para exigir el uso de una energía limpia. Sin embargo, al final, Manuel confiesa que «Nucleares, ¿por qué no?» es un libro dedicado a su nieta. «A ella es a la que quiero dejar un planeta vivo», recalca.
Publicar un comentario