BidV y Twync

domingo, 16 de octubre de 2011

Bog Action Day. Canadá: Un futuro previsto (prevenido). Los alimentos en La Seguridad Climática

Blog Action Day
A FOREWARNED FUTURE
As 'climate security' forecast darkens, is Canada ready?
Un futuro prevenido
Mientras empeoran los pronósticos de la "Seguridad climática", ¿está Canadá listo?
Por Mike Blanchfield, Canwest News Service
25 de julio 2009
Traducción de: Juan Ramón Moscad Fumadó
-----------------------------------------------
Miles de personas corren fuera de Manhattan a la espera de los buques de la armada. La "Sorpresa de Octubre" ha golpeado con más fuerza —un huracán masivo ha inundado y paralizado Nueva York.

Docenas de líderes mundiales ven que el desastre se desarrolla debajo de ellos, ya que son transportados por vía aérea de la Asamblea General de Naciones Unidas que se había convocado justo en las orillas del río Hudson, ahora rebosante.

"Creo que el problema fué que contábamos con que esto no sucediera, al menos no todavía. La mayoría de los científicos suponían que los peores efectos del cambio climático se produciría a finales de siglo”, el presidente de los Estados Unidos escribe en su diario: "La culminación de los desastres, las limpiezas necesarias, el derretimiento de las capas de hielo permanentes, los menores rendimientos agrícolas, los crecientes problemas de salud y similares, están imponiendo un costo terrible, mucho mayor de lo que esperábamos hace 20 años."

Esta entrada del diario presidencial es, por supuesto, ficción. Sin embargo, su inclusión en la página 120 del informe del 11 de 2008 del Consejo Nacional de Inteligencia, un grupo de expertos en seguridad de Washington muestra una triste realidad y una problemática que está causando preocupación en lugares tan diversos como el Pentágono y el Ministerio de Defensa británico, las principales agencias de ayuda, las Naciones Unidas y, por supuesto, entre los ambientalistas.

Amenazas reales de la vida del siglo XXI debido al cambio climático —las masivas inundaciones, sequías, explosión demográfica, las migraciones masivas de personas desarraigadas y desesperadas frente a la vida con la amenaza de los alimentos y la escasez de agua— han hecho de la "Seguridad Climática" una palabra de moda que ahora se extiende mucho más allá de los cuarteles de las capitales occidentales.

El temor es muy real de que este será el motor para la guerra en una escala que todavía tenemos que ver en este planeta, llevando la tensión a partes estables del mundo, haciendo peor la tirantez en todos los lugares.

No hay que descartar esta como una paranoia de movilización militar: la alarma está siendo activada por actores no militares —las agencias de Naciones Unidas, los principales filántropos, el Banco Mundial, así como las principales agencias internacionales de ayuda que siempre se han esforzado para mantener una sana distancia con la institución militar del mundo.

Aquí en Canadá, la conexión entre el cambio climático y la inestabilidad mundial no es discutida públicamente, y nadie parece saber realmente por qué.

Tal vez nuestros organismos de seguridad están sobrecargados de trabajo; a lo mejor tiene que ver con el hecho de que vamos a la zaga de las naciones desarrolladas de occidente que están proponiendo una estrategia de cambio climático actual.

"No quiero ser un alarmista, pero me preocupa que el cambio climático no parece ser una prioridad en la seguridad de Canadá, de la inteligencia, de la defensa. Me preocupa que, hasta donde yo sé, que los actores de la seguridad de Canadá no han analizado los informes científicos existentes ", dijo Margaret Purdy, quien pasó 28 años como un importante servidor público federal en el aparato de seguridad de Canadá, incluyendo el cargo de viceministro adjunto de defensa.

"Este es una gran, una clase de amenaza existencial, sino que es diferente. No puedo pensar en ningún precedente para este tipo de fenómeno."

Sin embargo, algunos de los aliados europeos de Canadá —los puntos de Purdy para Gran Bretaña como líder— han adoptado plenamente el cambio climático como un problema de seguridad, no como uno de medio ambiente.

Anthony Cary, el alto comisionado británico para Canadá, dice que a pesar de los recortes gubernamentales en otras partes, Londres ha proporcionado el suyo y otras misiones diplomáticas con fondos adicionales para ayudar a difundir la preocupación de la seguridad climática. Los británicos tienen ahora un alto funcionario canadiense de seguridad climático, cuya función es servir de enlace con una amplia gama de departamentos gubernamentales, académicos y otros actores clave.

Pero Cary hizo hincapié en esto "no es un intento nefasto para atacar a Canadá o señalar las insuficiencias de la política canadiense”, pero es un esfuerzo para "alentar a los canadienses que lo ven como una cuestión transversal que se debe involucrar a todo el gobierno, que necesita ser llevado desde el centro”.

El Secretario de Defensa británico, John Reid, hizo sonar la alarma en un importante discurso de 2006 que el cambio climático y la disminución de los recursos naturales llevaría a un aumento de conflictos violentos por tierras, agua y energía. Dijo que el cambio climático "hará que exista la escasez de recursos, el agua potable, las tierras agrícolas viables aún más escasas" y "hará que el surgimiento de conflictos violentos sea más probable".

La secretaria de estado de EEUU, Hillary Clinton, le dijo a su audiencia de confirmación en el Senado durante el invierno pasado que "el cambio climático es una amenaza a la seguridad sin ambigüedades. En el otro extremo se pone en peligro nuestra propia existencia. Pero mucho antes de ese momento, bien podría incitar a nuevas guerras de tipo más antiguo sobre los recursos básicos como los alimentos, el agua y la tierra cultivable".

La más reciente estrategia de defensa nacional del Pentágono hacen resaltar amenazas del cambio climático a lo largo del lado de las preocupaciones más convencionales como el terrorismo y estados canallas convertidos en nucleares.

A principios de este mes, un grupo diverso que incluía el ejército de EE.UU., las Naciones Unidas para la Educación, la Organización para la Ciencia y la Cultura (UNESCO), el Banco Mundial y la gigante filantrópica Fundación Rockefeller, hicieron sonar su propia alarma con un tomo que se acercaba a las 7.000 páginas, diciendo que los "efectos futuros" del cambio climático tienen "implicaciones sin precedentes para la estabilidad política y social", según el periódico británico, The Independent, que obtuvo una copia anticipada del informe.

Sin embargo, sabemos muy poco en Canadá, a pesar de que las consecuencias son serias, si no terribles y  graves —en particular en el Ártico, donde las capas de hielo polares se están derritiendo más rápido de lo que nadie predijo.

Mientras mira hacia el futuro, Purdy ve las amenazas potenciales a través de Canadá: las tormentas y el aumento del nivel del mar causando inundaciones generalizadas y las dificultades económicas en la región atlántica de Canadá, la infraestructura crítica de Ontario, incluyendo la generación de energía y tratamiento de aguas, que fue eliminado. Sequías, inundaciones e incendios forestales golpeando las praderas. B.C. envuelto con infestaciones de insectos nuevos, más incendios forestales y la escasez de agua. Y todo a través de Canadá, el riesgo de las enfermedades infecciosas se incrementa debido a problemas con el aire, los alimentos y el agua causado por condiciones meteorológicas extremas.

El problema es que Purdy dice que, con la excepción de un trabajo notable en los departamentos de salud y recursos naturales, nadie ha intentado cuantificar el impacto en la seguridad a largo plazo del cambio climático en Canadá.

La ambiciosa estrategia del gobierno de Harper para el Ártico que pide una mayor presencia militar y el desarrollo económico y social es el mejor ejemplo de una política que pueda enfrentar las amenazas futuras, dice Purdy.

"No hay duda de que veremos las primeras consecuencias en el Ártico. Si bien esto es muy grave y necesita una atención constante, no es el cuadro completo", dijo. "Tenemos siete zonas climáticas y esta huella enorme. Vamos a sentir una variedad más amplia de los impactos que la mayoría de países europeos".

Canadá también se enfrenta a la presión en casa desde el empeoramiento de la situación en el extranjero. Que incluirá las llamadas a aceptar un número importante de colonos de otras partes del mundo.

A principios de este año, el Ministerio de Defensa británico prevé que las principales ciudades costeras y sus infraestructuras vitales estarán en riesgo de inundaciones recurrentes.

El derretimiento de los casquetes polares creará "tensiones territoriales" con los Estados al borde del Ártico que compiten por los vastos recursos naturales sin explotar (esto, por supuesto, se aplica a Canadá, Rusia y otros).

Y el tiempo le hará la vida incluso más miserable en las ya tensas partes del mundo: la escasez de lluvia hará el Medio Oriente más seco, reduciendo el acceso al agua potable. India, China y Pakistán se enfrentan a un menor suministro de agua de deshielo de los glaciares Himalaya, "que tendrá un gran impacto en la seguridad regional".

Purdy dice que no es descabellado concluir que el cambio climático impulsará un aumento de terrorismo internacional.

Ya algunos ven presagios de desastres en el futuro en los acontecimientos contemporáneos, como la sequía de este verano en la pradera canadiense, y los recientes desastres de alto perfil como el ciclón o el estrago del Myanmar o el huracán Katrina.

Purdy dijo que el presidente de EEUU Barack Obama ha mostrado una clara comprensión de los riesgos de seguridad asociados al cambio climático. Ella tiene la esperanza de la influencia americana combinada con la creciente presión de la conferencia de este mes de diciembre del cambio climático mundial en Dinamarca, Canadá y otros productos para abarcar una revisión más profunda de los problemas de seguridad.

Cary dice que el acercamiento diplomático de Gran Bretaña también está mostrando algunos signos positivos en los niveles más altos, incluso con el ministro de medio ambiente de Canadá.

"He hablado con Jim Prentice, y creo que lo consiga", dijo Cary. "Creo que Canadá querrá ser un contribuyente positivo".

____________________________________

Marina Moscad Caldentey
Abogada

Avda. César Giorgeta, 12, 3ªpta
46007 Valencia

Calle Miguel de Cervantes, 1-4º
02640 Almansa (Albacete)

Nº de colegiada: 15499
Teléfono: 651 943 044
E-mail: mmoscad@gmail.com
Twiter: @marinamoscad
-------------------------------------------------------

Publicar un comentario