BidV y Twync

lunes, 24 de junio de 2013

Viejas ideas que renacen como nuevos negocios

Playitapp Es la firma que un grupo de compañeros de FP creó en 2012 . Una gramola digital, con licencia de la SGAE, disponible en más de 160 locales de toda España

Según artículo de Ángela Méndez del 20-6-2013, de expansión.com, se dice:
Mirar al pasado con ojos innovadores para relanzar productos o servicios de éxito ya existentes puede convertirse en una empresa muy rentable.


Los cuchillos que aparecen en una de las películas más taquilleras del cine español, Torrente, se compraron a Aceros de Hispania, la firma que Ricardo Lop dirige en Castelserás (Teruel). La explicación de cómo el pequeño negocio situado en esta localidad turolense de apenas 700 habitantes cuenta, entre sus más de 40.000 clientes, con conocidos cineastas, la ópera de Londres o coleccionistas de todo el mundo, es muy sencilla: "Hemos creado una tienda online bien posicionada en Google, los productos son de calidad y los reciben en poco más de 72 horas", explica Lop.

La historia de esta armería es un claro ejemplo de que para triunfar no es imprescindible tener una idea original y nunca vista. La innovación puede llegar también retornando al pasado y rescatando productos o servicios que en su día tuvieron éxito y hoy se pueden relanzar adaptándolos a las necesidades del público o despertando viejas pasiones o aficiones.

Aceros de hispania es la firma que Ricardo Lop dirige desde un pueblo de Teruel. Es una armería con más de 10.000 productos que comercializa en 100 países.
El mundo a un ‘clic’ En el caso de Ricardo Lop la oportunidad se presentó cuando le hablaron de las posibilidades del e-commerce. "En nuestro pueblo hay más armerías y dar salida a nuestros productos no era fácil. Por eso cuando comprendí las ventajas que me podría reportar abrir una tienda en la Red no lo dudé".

Ahora, su empresa de nueve empleados supera los 700.000 euros de facturación anual y cuenta con más de 10.000 referencias entre cuchillos, navajas, espadas, armaduras y pistolas de fogueo. Productos que, por 18 euros de gastos de envió, hace llegar a distintos puntos de España, pero también a lugares tan alejados como Alaska, Vietnam o Burundi.

Internet y una buena logística permiten vender y entregar espadas de Teruel en Alaska en 72 horas

La venta online es también el medio que ha permitido a Alberto Bravo y María José Marín relanzar la pasión por tejer. En septiembre de 2011 lanzaron We are knitters, una start up que quiere inculcar y retomar el háztelo tú mismo; en especial tus propias prendas de punto. La idea surgió durante un viaje que estos dos auditores financieros de PwC hicieron a Nueva York. "Vimos que la gente se reunía en las cafeterías, tejía en grupo, hacía punto mientras viajaba en el metro y que había varias tiendas de lana muy atractivas y llenas de colores llamativos", recuerda Bravo. Ni cortos ni perezosos decidieron abrir un negocio de este tipo en España. Sus kits, que contienen la lana –que traen directamente de Los Andes– las agujas y los patrones, se comercializan ya en distintos países de Europa.

Uno de los aspectos que según Bravo les costó más fue contactar con proveedores: "No conocíamos el sector y nos llevó mucho tiempo y negociaciones conseguir los materiales y la calidad que buscábamos". Pablo Midón, uno de los socios fundadores de PlayItApp, también coincide en que es complicado introducirse en un nicho de mercado que no es el tuyo y tratar de vender un producto de toda la vida pero renovado.

En su caso fue el sector de la hostelería, porque este zaragozano creó junto a otros dos compañeros de FP de Informática una moderna gramola digital. Una aplicación de móvil con la que los locales pueden programar la música que quieran, poner listas o incluso que los clientes elijan el tema que quieren oír. Una start up que comenzaron con 100.000 euros de inversión y que en algo más de un año de vida factura más de 7.000 euros al mes.

Para Midón, una de las ventajas de esta moderna gramola es que soluciona los problemas derivados de los derechos de autor, ya que tienen un acuerdo con la SGAE que permite que los usuarios de PlayItApp puedan disponer de las canciones sin problemas legales.


Publicar un comentario